21 febrero 2016

NUEVO CHANTAJE DEL REINO UNIDO A TODOS LOS EUROPEOS ...?


Un precio excesivo

Es positivo que el Reino Unido siga en la UE, pero no a costa de sus principios
Publicación.- EL PAÍS



David Cameron explica en Downing Street el acuerdo alcanzado con la Unión Europea.  REUTERS

Mantener a Reino Unido integrado en la Unión Europea es un buen objetivo para los europeos. Por eso es legítimo y conveniente que todos sumen esfuerzos para asegurar ese fin. Incluso renunciando a recordar a su Gobierno que solo él se ha internado en el barullo que (aún) puede desembocar en su exclusión. En efecto, fue Londres quien más presionó en favor de la rápida integración de los candidatos de Europa del Este, esperando que un mercado más amplio diluyera su articulación; fue Londres quien declinó aplicar a los emigrantes de esos países el período transitorio acordado de siete años y después se tropezó con un flujo de trabajadores que aumentó su riqueza pero excitó a los xenófobos; fue Londres quien se excluyó del euro, y del Tratado fiscal, y luego se quejó de que su centro financiero podía quedar relegado.
Conviene hoy disculpar todo eso como se disculpa al hijo pródigo, pero sin olvidar que desde su acceso al entonces Mercado Común, Reino Unido ha sido un socio receloso, refractario e incómodo. Aunque también estricto y fiable cumplidor de sus compromisos. Más vale subrayar sus contribuciones al conjunto, nada despreciables: su añeja tradición democrática y parlamentaria, su especial relación con el superpoder de EE UU, su capacidad militar, su pragmatismo y habilidad negociadora y sus cualidades financieras.